miércoles, 15 de agosto de 2018

Nuestro momento perfecto

Y de repente te das cuenta que has soltado,
que entregaste tus anhelos a la única fuerza capaz de hacerlo posible,
que te atreviste a declarar desde la intención y no desde el miedo,
que sí se vale ser feliz, que te lo mereces...

Bastó una mirada para saberlo,
La espera había terminado...

Tú inventando razones para conversar
Yo al tocar tú rostro imaginando algo más.

Tú con una sonrisa tímida pensando en un: "no va a pasar"
Yo con el alma plena soñando en un quizás.

Pasaron las horas y los presentes se hicieron invisibles
Mientras mis intenciones, para ellos, eran perceptibles.

Despedida cordial acompañada de un gran abrazo
que fue la antesala para lo que seria un lazo.

Al siguiente día, tú haciendo planes para volverme a ver
Yo sin respuestas de todo lo que había sentido ayer.

Aseguré haber coincidido con el amor de mi vida
y estuviste presente en cada hora de mi día.

24 horas más y aún no había una llamada,
busqué excusas para hacer que pasara...

Cupido hizo su trabajo y me retó a escribirte
y la excusa más superflua me lancé a decirte.

Desde entonces entendí, que eres tú, que siempre lo has sido
estuvimos preparándonos para este momento, las risas, los llantos,
todo nos trajo aquí, a este nuestro momento perfecto.



15/08/2018
Eres tú

lunes, 18 de junio de 2018

Hay un propósito


Ayer conocimos a John Jairo, tenía ojos café claro, mirada cansada y tímida pero en su rostro se dibujaba un bosquejo de sonrisa que pedía a gritos salir. Nos habló de su gran sueño, de cómo admiraba a Marlon Moreno, de cómo desde siempre ha soñado con ser como él, dice que creció siguiendo sus novelas y películas, que admira la manera como se expresa y sobretodo como desde lo que es, ha podido transmitir al mundo emociones que llevar a llorar pero también a sonreir.

John también nos contó algo de lo que ha sido su transitar en este mundo, como cada dia se levanta con un nuevo reto por superar, desde que murieron sus padres a los 5 años, ha sido un andar colmado de situaciones que si bien para algunos pueden sonar trágicas, el hoy las cuenta como anécdotas, como cuando él y sus hermanos escaparon de bienestar familiar, o cuando su hermana murió en frente suyo producto de una bala perdida o su hermano estando en la cárcel tuvo una sobredosis. Él solo asegura que hay un propósito y por eso sigue vivo...

Quiere una familia, sueña con una mujer a quien pueda amar, hijos con quienes pueda jugar y darles la orientación que requieran para abrirse camino, crear oportunidades en lugar de buscarlas. Hoy tiene prisión domiciliaria, nos dijo que se ha equivocado en decisiones y está asumiendo las consecuencias, estuvo por algo más de nueve años en la cárcel y aún siente que nada se ha perdido, asegura que se están abriendo puertas, por eso cuida carros, por eso dia a dia trabaja para lograr reunir los $12.000 que le cobra el señor del centro por permitirle dormir y decirle a las autoridades que él está en su casa y le conserven la condición de “libertad”.

Al despedirnos John tomó una postura de sumisión, llevaba una camisa a rayas y un jean un tanto desgastado, media algo más de 1.70 y no pesaba 60 kilos. no se atrevía a extender sus manos, aseguraba haber sudado todo el día, estar sucio y de cierta manera no merecer nuestra despedida, pero anoche, luego de conocer su historia y escuchar sus sueños, lo único que podíamos sentir por él era ADMIRACIÓN, un profundo respeto y ganas infinitas de abrazarlo de corazón y así lo hicimos.

No estoy segura si volvamos a cruzarnos con él, ni tampoco si llegará a casarse y ser un actor reconocido, aunque tengo fe de que así sea; lo que me queda de esa Diosidencia de anoche es que cada vez es más evidenciable en mi vida eso de que “todo lo que necesitas siempre ha estado en ti”, basta con volver a la fuente divina, escuchar esa voz interior y seguirla; lo demás son solo situaciones, pasará, todo pasará… pero tu para qué es lo que te mantendrá.


miércoles, 22 de noviembre de 2017

La Barra, Buenaventura

Muchos aseguran que, en ocasiones, las invitaciones menos esperadas son las que llenan el alma, las que satisfacen el espíritu. Aquel día no fue un día normal. Nuestros corazones anticiparon con emoción y parecieron promover el impulso de gritar "Vamos!", al momento de recibir un correo electrónico que decía: Invitación: Voluntariado en Buenaventura.
Se trataba de un llamado abierto a los empleados de Gases de Occidente para participar por cuatro días en una actividad de voluntariado en la localidad de La Barra, una playa poco conocida sobre el Océano Pacífico de Colombia. Aquel 8 de septiembre, a eso de las nueve de la mañana, en medio de las actividades diarias de oficina, llegaría aquél correo que transformaría nuestra visión actual por años venideros. La Barra habría de convertirse en nuestro pueblo preferido, aparte de que el rumor local reza que "quien llega allá muriendo, a la semana ya está vivo”.
De repente más de veinte colaboradores mostraban interés en participar, no obstante solo seis plazas estaban disponibles; así que hubo necesidad de dejarlo a la suerte y someter los cupos al azar de una rifa. Todos nosotros hacíamos uso de los rezos tradicionales implorando a santos y ángeles nunca antes evocados para que nos prodigará con sus bendiciones y un curul nos cayera del mismo cielo; hasta artimañas políticas se pusieron de moda al astutamente coaccionar a muchos colegas para que desistieran de la idea y no participasen del evento para así mejorar nuestras posibilidades de ser favorecidos.
Cosas de la providencia o no, en forma "salomónica", fuimos favorecidos los que tenían que haber ido y a partir de ese día comenzó la cuenta regresiva para nosotros, con un sin número de actividades preparatorias; lograr dejar todo tan organizado que pudiéramos participar sin inconveniente no fue fácil, algunas trasnochadas, algunos esfuerzos de más, pero sobretodo la plena convicción de que valdría la pena.
Ya para el día 21 de septiembre, muy a las siete horas de esa mañana, sentados en nuestras oficinas contábamos los minutos para que llegaran las nueve horas y media y pudiéramos por fin ir a nuestro gran encuentro; se llegó la hora y nos reunimos con nuestro padrino, quien nos dio algunas indicaciones y esperamos por otros compañeros. A las diez y media, partiríamos con rumbo a Buenaventura (aquí sonido de marimba y olor a mariscos).

Equipo de voluntarios Gases de Occidente Vamos Valle
Fue un viaje tranquilo, aprovechamos para charlar con nuestro compañero de asiento, hablando de cosas que, en nuestras oficinas entre facturas, papeles, reuniones y demás, no se hace con regularidad; Logramos reconocer que la persona que estaba a nuestro lado era alguien como nosotros, con sueños, con anhelos y sobretodo con un gran corazón.
Hacia la 1 de la tarde llegamos al puerto, nos dirigimos al muelle con orientación del personal de la ANDI, aprovechamos para tomar algunas fotografías y apreciar el maravilloso océano de nuestro pacifico colombiano. Con refrigerio en mano abordamos las lanchas, estas tenían con techo, ventanas y un buen piloto, de esos con pies descalzos que caminan por el borde sin miedo a caer, con manos grandes y callos que denotan una vida entera entregada a su labor, así pues, nos dirigimos a la BARRA.
Eran cerca de las 2:30 de la tarde cuando arribamos con emoción, pero también con la ansiedad de saber cuál sería nuestra labor, como nos organizaríamos, donde dormiríamos, que comeríamos, sin saber que todo este evento tenía una logística que cuidó hasta el más mínimo detalle. Caminamos por el pueblo, recorrimos lugares que algunos de nosotros conocimos como escuelas, bares, hospedajes, hace no más de dos años pero que hoy ya solo quedaban los vestigios debido al fenómeno de puja (durante 6 días la marea crece y crece hasta que llega a un máximo mayor al anterior).
Con algo de nostalgia por ver la basura y el deterioro inminente de las casas que aun con esfuerzo estaban arriba, caminamos hasta llegar a lo que hoy se conoce como: auditorio, centro de comunicaciones, salón comunal y centro de convenciones o algo así. Mejor dicho, era el punto de encuentro con la gratísima sorpresa de que allí estaban ellos, los habitantes de este paraíso esperándonos con banderitas blancas y cantando su himno maravilloso “el pueblito de la barra, es mi pueblo preferido, el que llega aquí muriendo a la semana está vivo, el que llega aquí muriendo, a la semana está vivo, el que llega aquí muriendo, a la semana está vivo”. Con este recibimiento se pactó lo que sería para nosotros un renacer!
Bienvenida de parte de la comunidad de La Barra

De forma inmediata nos indicaron que durante nuestra estadía estaríamos acompañados por dos comadres, una que nos daría techo y otra comida; el concepto de tener una comadre en aquel lugar era mágico, la nuestra fue Colombia y la cabaña estaba a unos cuentos metros del punto de encuentro así que estuvo perfecta, en la comida estaríamos con Nelsi, morena de rasgos fuertes y sonrisa pronunciada, junto con su familia nos dieron a probar los manjares de dioses del pacifico.
Luego de instalarnos en nuestras cabañas y ducharnos con agua de lluvia, nos reencontramos con los demás voluntarios que estaban arribando e hicimos un ejercicio maravilloso de reconocernos como seres vulnerables, amorosos y ante todo con gran capacidad de dar lo mejor de cada uno por hacer de esta jornada un nuevo nacer para La Barra.
7 de la noche hora de la comida. La mejor recompensa para este primer día que aunque no hubo trabajo físico en la zona, si veníamos de un viaje largo y un día de mucho movimiento sobretodo en el paso del tigre. Dimos una caminadita suave y a dormir ya que las indicaciones para el día siguiente era que sí no llovía debíamos estar a las 6 am haciendo calentamiento, 7 de la mañana desayunando y una hora después listos para trabajar!
La lluvia tropical mañanera repuntó al unisón de la alarma a eso de las cinco, un buen augurio de bienvenida por aquellos lares de la selva del Pacífico. Parecía indicarnos que debíamos ducharnos pero podríamos dormitar un poquito más. Media hora después, listos con capas y botas, devorábamos un módico desayuno: huevos revueltos, arepa de maíz, y café; acompañados por el suave arrullo de las olas. Luego en el punto de encuentro, acondicionado con plásticos para resguardarnos de la llovizna, nos dieron la noticia de que trabajaríamos por equipos y que estos estarían conformados por integrantes de diferentes empresas; de hecho, también miembros de la comunidad se vincularían con el fin de integrarnos y compartir la experiencia.
Experiencia Vamos Valle

La repartición en grupos se hizo y las actividades también. Algunos empezamos con la limpieza en la playa clasificando en Pet, vidrio, latas, Icopor, plástico y varios. Fue una actividad que requirió de un gran esfuerzo no solo físico sino también de equipo ya que algunos elementos eran pesados o de difícil acceso por tanto se requerían varias manos para su recolección y transporte.
Otro grupo se encargó de estar en el centro de acopio. Allí llegaba lo que se recogía en la playa para dar un mejor aprovechamiento, se separaban las tapas, los plásticos y lo demás, para su almacenamiento y disposición.
Por otro lado, estaban los voluntarios encargados de la señalización y mediciones. Pie a pie se midieron los pasos desde la entrada del pueblo hasta el punto de encuentro y desde allí se empezaron a definir donde estarían ubicadas las señalizaciones y demás letreros.
También había personas trabajando con palas y picas, ellos fueron los encargados de la demarcación del sendero, fueron los afortunados de crear el camino mediante el cual los habitantes empezaran a trasladarse hacia la parte alta de la selva para que la puja no se siga llevando sus pertenencias.
El equipo de pintura se encargó de organizar la biblioteca, el nuevo centro de acopio y sumar esfuerzos a la organización de letreros y demás para los restaurantes y cabañas.
Pintando el Centro de Acopio

La primera mitad de la jornada culminó al mediodía y desde allí nos dirigimos a degustar un delicioso almuerzo; una vez ya re-energizados, habríamos de rotar las responsabilidades entre los grupos y así en la segunda jornada, todos participáramos de actividades diferentes. Al finalizar la noche de ese viernes, tuvimos de nuevo la recompensa de disfrutar manjares y prepararnos para una noche mágica donde la comunidad nos entregó sus más preciados tesoros ancestrales: nos enseñó sobre los poderes medicinales de sus plantas.
Era el día dos y de nuevo la lluvia nos permitió arruncharnos 1 horita más. Desayunamos arroz con pericos y chocolate; y a trabajar se dijo!. De nuevo por equipos y con actividades divididas nos dieron la noticia de que habría una sorpresa para un integrante de cada empresa, con la emoción a mil esperamos conocer los afortunados y una vez estuvieron elegidos les indicaron que el regalo era: Ir a pianguar!!! Siiiii esoooo, coger piangua como las piangueras, como las comadres que nos alimentan y nos daban abrigo. Ir a saber lo que significa ganarse la vida trabajando entre manglares, raíces y conchas era una experiencia única.
Experiencia voluntarios recolectando Piangua

El equipo de pianguas abordó una lancha y se dirigió hacia la zona hábitat de este singular molusco. Con busos manga largas, guantes plásticos, gorras y botas, las madres aldeanas empezaron su trabajo y los voluntarios a seguirlas, con tan mala fortuna que todas las pianguas que sacaban eran minúsculas y no median los cinco centímetros reglamentarios que aseguran que se puedan retirar sin afectar la reproducción de la especie. Ellas firmes, los demás frustrados, pero llegó el momento en que hubo un grito de júbilo y se debía a que había salido una gran concha que superaba la medida del pianguametro y a partir de allí a todos les empezó a fluir. Sumergiendo la mano al fondo, palpando las conchas, sacándolas y midiendo transcurrieron aproximadamente tres horas; al cabo del cuál, el equipo de pianguas alcanzó a acumular el contenido de un plato.
Voluntarios Vamos Valle

Esa tarde se jugó el partido de la vida entre voluntarios y la comunidad, un partido de futbol emocionante y vibrante que narró el cantante del pueblo, el mismo que nos recibió con el himno. Finalmente, y como era de esperarse, los locales vencieron y se llevaron todos los elogios.
Esa noche fue de nuevo especial. Luego de la comida nos reunimos para recibir los reconocimientos a la participación y los agradecimientos por apoyarlos en su misión de comunidad. Lograr moverse para ellos significa una oportunidad de vida, de permanecer en el suelo que los vio forjar sus familias y levantar sus ranchos, de continuar sus costumbres y honrar los sueños de sus ancestros.
Reconocimiento por parte de la comunidad

Bailamos, reímos, disfrutamos, agradecimos, en una palabra: VIVIMOS. Gracias La Barra, gracias Vamos Colombia, gracias vida por permitirnos disfrutar de esta experiencia y sobre todo por demostrar que todo lo que queremos que pase en este mundo depende de nosotros.

Vamos Valle, Vamos Colombia
Santiago de Cali, 11 de Octubre de 2017
Elizabeth Martínez Molina
Gases de Occidente – Escritores de Cali

lunes, 16 de marzo de 2015

Haciendo Camino


No te pasa que llegas al día en el que no hay más a donde seguir? ese día que esperaste por tanto tiempo y por el cual te dedicaste años para alcanzarlo? aquel momento que soñaste de mil maneras llega y te deja con la sensación de: Ahora qué?

Eso señores y señoras se llama lograr propósitos, que sería de nosotros sin ellos?
Pero que sería aún, si todo aquello que nos propusiéramos se consiguiera al otro día?
Estaríamos continuamente imaginando, haciendo, alcanzando, se perdería la gracia de solventar fracasos, de hacer borrón y cuenta nueva, estaríamos siempre en burbujitas que no nos llenan, que no nos dejan florecer esas ganas, ese espíritu, ese coraje necesario para demostrar de lo que somos hechos.

Así pues que si no lo alcanzas como dicen por ahí cambia de plan pero no de meta y si lo alcanzas trazate nuevos destinos y caminos, seguramente estas hecho para más de lo que inicialmente pensaste, eso que veías como destino último, quizás es solo un peldaño para donde debes ir, sigue soñando, creando y lo más importante VIVIENDO!!!

"La felicidad no llega cuando conseguimos lo que deseamos sino cuando sabemos disfrutar lo que tenemos, no soñando con el mañana sino viviendo el hoy. Atesora cada momento de tu vida y recuerda que el tiempo no espera por nadie. Trabaja como si no necesitaras dineros, ama como si nunca te hubiesen herido y baila como si nadie te estuviese viendo ya que no hay mejor momento para la felicidad que este, si no es ahora ¿cuando?  "

sábado, 24 de enero de 2015

¡Adventure is out there!


Por lo general antes de dar un paso siempre tratamos de dar un vistazo y verificar si no hay huecos, piedras mal puestas, charcos o todo aquello que pueda generar un tropezón; vamos por la vida esquivando todo lo que nos pueda ocasionar daños o pérdidas de tiempo, es un ciclo constante de aprendizaje, aunque algunas veces tropezamos solo para saber si de verdad duele lo suficiente o es aguantable al punto de preferir eso a buscar otro camino más largo, algunos le llaman conformismo, yo prefiero llamarle "inteligencia", pienso que si no lo hiciéramos estaríamos siempre buscando y buscando la forma perfecta de hacer todo y posiblemente nos estanquemos porque es bien sabido que la perfección no existe.

Con las relaciones pasa algo similar, desde pequeñas nos mentalizan para que busquemos el hombre ideal, ese que trabaja, gana bien, tiene carro, buena familia, tiene tiempo para ti, es detallista, le cae bien a tus amigos, te caen bien sus amigas, te satisface de todas las formas posibles, no tiene fantasmas de ex ah! y lo más importante siempre te da la razón, por ende nunca discuten...

Pasamos la vida buscando ese modelo que tenemos de novelas mejicanas,  pero tras los tropezones nos vamos dando cuenta que no siguen ese patrón, ninguno viene con el paquete completo, el que tiene lo uno, le falta lo otro, y así, así... es entonces cuando empiezas a desdibujar ese prototipo de "Ken" y comienzas a identificar lo que realmente a ti te gusta, lo que te agrada, lo que te hace feliz, lo que complementa lo que eres y lo que te hace ser una mejor versión de ti misma.

Llega esa persona que hace que las caídas duelan menos, esa persona que te da su mano cuando estas a punto de saltar a barrancos no para evitar que lo hagas sino para acompañarte si realmente eso es lo que quieres intentar, esa persona que no juzga tus miedos pero te ayuda a entenderlos, ese ser real que no tiene una vida magnífica pero que está dispuesto a construir una muy cercana junto a ti, esa persona que quiere despertar a tu lado, que aunque no te puede dar la certeza de que sea para siempre, hará que cada sueño, ilusión y propósito se intenten al menos una vez, esa persona con la que te sientes capaz de asumir nuevos retos y hasta tratar de conquistar el mundo .

Gracias por ser lo que nunca esperé pero ante todo por ayudarme a descubrir que la vida siempre es más de lo que uno se imagina. 

Actualización:
Y agracias por ser mi maestro, por la compañía, ahora cada uno tiene rumbos diferentes y lo mejor de todo es que somos nuestra mejor versión. Buenos vientos compañero!

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Argentina

Viaje con motivo de mi cumpleaños No. 29, cumpli mi gran sueño de cantarme el happy birthday bajo las Cataratas de Iguazu y me di un gran paseo por Buenos Aires

Primer Día - Centro Histórico
Buenos Aires, Argentina — domingo, 26 de octubre de 2014
Este día empezó con mi llegada a las 6 am, mi mejor amigo (al que nunca habia visto en persona) me recogió en el aeropuerto Ezeiza, llegamos a Capital y me hospedé en el Hotel Uruguay (Tacuari 83) muy económico 247 pesos arg por noche y cerca al centro histórico (Avenida de Mayo). Empezamos a caminar y conocí la plaza central, la casa rosada que por ser domingo estaba habilitada para recorrerla, la catedral y almorzamos en lugar cerca un delicioso asado argentino por 85 pesos. Al salir recorrimos la zona del Obelisco


En la tarde fuimos a la feria de mataderos, escuche música de Gauchos y en la noche conocí el hermoso Puerto Madero, recorrimos el puente de la mujer, sus estructuras, el paseo de la historieta y al finalizar el día de regreso al hotel.

Turi Bus para recorrer Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina — lunes, 27 de octubre de 2014
Mi segundo día comenzó a las 8 am, junto con una amiga caminamos al rededor del centro y llegamos hasta la embajada Colombiana, casualmente vendían empanadas y jugo de maracuya, un deleite para alguien como ella que lleva mucho tiempo sin probarlo, pagamos 30 pesos y seguimos nuestro camino, necesitaba conseguir un adaptador, los enchufes allá no son iguales de Colombia, tienen las patitas torcidas, pagué 25 pesos por uno.

Mis amigos llegaron a las 11 am, compramos el tiquete del Turi Bus que recorre las zonas principales de Buenos Aires, para extranjeros fue $240, para locales $120.  Te puedes bajar en cada parada y luego con el mismo tiquete subirte para continuar el recorrido, yo lo hice así:


Bajamos en La Boca para recorrer parte del estadio y llegamos caminando a Caminito (4 cuadras), almorzamos alli a 85 pesos, tomamos fotos, compre llaveros y recuerdos muy baratos 4 por 100, y tomamos el bus hasta el planetario, recorrimos parte del rosedal (aunque estaba cerrado los lunes), comimos en la Havanna 50 pesos, regresamos al hotel.

Buenos Aires a Foz de Iguazu
Foz de Iguazu, Brasil — martes, 28 de octubre de 2014
Habiendo comprado tiquetes en Colombia a $500.000 desde Buenos Aires a Puerto Iguazu, parti hacia el Aeroparque de Buenos Aires y mi viaje fue a las 9.20 am, llegue a Iguazu a las 11.20, llegue y tome un bus hasta la Aduana por 30 pesos, allí selle mi salida y fui hasta la Aduana de Brasil (Caminando son 20 min, en bus tuve que esperar más de 40 minutos para que pasara) luego llegué a la casa de una amiga y de allí tome un bus 2,3 reales hacia cataratas.


Llegue y allí pague la entrada 54 reales, hice una caminata de aproximadamente 2 horas y quedé maravillada con la vista panoramica de una de las 7 maravillas del mundo!

Cataratas de Iguazu - Lado Argentina
Puerto Iguazú, Argentina — miércoles, 29 de octubre de 2014
Mi cumpleaños No. 29, el sueño que tejí meses atrás, lograr cantarme el feliz cumpleaños sumergida en las cataratas, caminé para pasar las fronteras, tomé un bus hasta el terminal por 20 pesos, pagué 80 pesos hasta cataratas(ida y vuelta)  y al fin llegué 240 la entrada, 450 del Tour Gran Aventura y allí iba yo tumbo a cumplir mi propósito.


Hice el tour gran aventura, estuve sumergida en las cataratas, recorrí el sendero inferior, el superior y regresé a foz con la inmensa alegría de haber logrado mi gran sueño, regresé a foz (15 pesos el pasaje) y descansé allí.

De regreso a Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina — jueves, 30 de octubre de 2014

Aunque mi vuelo era a las 2pm, preferí adelantarme para conocer algo de Puerto iguazu, llegue al terminal y no encontré un bus directo al aeropuerto, funcionan solo si los reservas previamente desde el hotel, así que decidí pagar un taxi 180 pesos y me quedé esperando allí mi vuelo, regresé a Buenos Aires a las 4.30 pm. Fuimos a San Telmo para ver a mafalda y sus amigos y luego al barrio chino para cenar

Rumbo a Tigre
Tigre, Argentina — viernes, 31 de octubre de 2014

Con ganas de conocer nuevos territorios partimos rumbo al puerto de frutos, un lugar romantico, lindo, rodeado de naturaleza y el ambiente propicio para tomar mate con los amigos.

Último Día - Jardín japonés y Rosedal
Buenos Aires, Argentina — sábado, 1 de noviembre de 2014

Mi último día lo dediqué a recorrer el hermoso jardin japonés, recorrido de maso dos horas con tiempo suficiente para tomar fotos y disfrutar el ambiente, muy cerca estaba el rosedal y también lo recorrí. Finalmente me despedí de buenos aires comiendo un delicioso Bife Chorizo en el centro comercial Abasto a 93 pesos.















Perú

9 días en Perú

A continuación les comparto mi viaje a Perú el cual pueda no
ser el más barato pero como primera experiencia saliendo del País considero que
puede servir de guía para quienes estén pensando ir al “Ombligo del mundo”.

Día 1.

Mi viaje empezó el 14 de marzo de 2013, tomé un avión LAN
desde Cali hasta Lima a las 7:30 pm el cual hizo una parada en Quito y llegó al
destino a las 12:30 am, el costo de ida y vuelta (comprados desde enero) fue de
$800.000.

Día 2.

Llegando a Lima dormí unas horas en el aeropuerto y a las 3
am hice check en Peruvian para mi vuelo a Cusco (comprado desde Cali) $239.906. Llegué a Cusco y contacté a Pirwa
Hostel http://www.pirwahostelsperu.com/
los cuales tienen conexiones en todas las ciudades que visite y fue de mucha
ayuda porque te recogen en el aeropuerto y te trasladan. Ese día cambié dólares
en el aeropuerto de Cusco a 2.58 lo cual fue bastante bueno porque en lima no
daban mucho.

La estadía en el hotel quedó en 27 soles incluyendo
desayuno, ese primer día pagué el City Tour por medio de la agencia y me costó
30 soles pero luego averiguando me di cuenta que regularmente vale la mitad.
Cuadramos el viaje a machupichu incluyendo Valle Sagrado, Tren, noche en Aguas
Calientes, Desyauno, Bus y entrada Machupichu por 250 dólares, repito que al
ser con agencia quizás el precio se elevó pero para mi valía más la comodidad
de tener todo cuadrado que perder tiempo buscando contactos y precios más
baratos.

Almorcé con 5 soles cerca a la plaza de armas, compré el
boleto turístico de 9 días 130 soles hice el City Tour conociendo lugares como:



Museo
de Arte y Monasterio de Santa Catalina
Museo
Municipal de Arte Contemporaneo
Museo
Historico Regional
Museo
de Sitio del Qoricancha
Museo
de Arte Popular
Centro
Qosqo de Arte Nativo (Danzas Folkloricas)
Monumento
a Pachacuteq
Saqsaywaman
Qenqo
Pukapukara
Tambomachay
Tipon
Pikillacta
Mirador
de Pachacuteq

Día 3:

Desayuné en el hostal y fui a abordar el
bus para el tour valle sagrado en donde conocí Pisac y Ollantaytambo, faltó
Chincheros pero como iba ese día en tren hacia aguas calientes no era posible.
Llegué al hostal y al siguiente día fui en bus hasta Machupichu, el guía nos
hizo un recorrido de maso 2 horas y luego tiempo libre para las fotos, este
lugar es mágico, es hermoso, es maravilloso, definitivamente una de las cosas
que hay que hacer antes de morir J.
A las 7pm subí al tren de regreso a Ollantaytambo y luego el bus hasta Cusco,
esa noche me quedé allí.

Día 4.

Oportunidad para hacer compras, recorrer
Cusco, hacer cuentas y retirar (por cajero electrónico sale) 500 soles más. En
los buses cama de Cruz del sur compré el pasaje para Arequipa a 90 soles (Valía
110, pero habían unos puesto en promoción, siempre se debe preguntar!) . Dormí cómodamente
, disfruté una deliciosa cena y vi una peli, además de chatear toda la noche,
estos buses son lo máximo!!!

Día 5.

En Arequipa recorrimos los sitios más
reconocidos: Plaza de armas, convento Santa Catalina, Catedral, Mirador Carmen
Alto, comí Adobo, Causa, Chicharrón, tomé Inka Kola y no gasté más de 100 soles
durante el día, finalmente compré el pasaje en cruz del sur a 110 soles hasta
Ica.

Día 6.

Ica es un desierto en el cual el plan principal es el
paseo en Buggie por las dunas de arena y practicar sandboarding, el plan de
recorrer la ciudad en el día, el paseo 95 soles más 25 soles del hostal con
piscina Casa de Arena Huacachina. Fue un
día de adrenalina pura, emoción por montón, piscina y rumba de noche.

Día 7.

Viaje a las 7 am hasta Lima lo
conseguimos en 28 soles con desayuno (4 horas), llegué a la capital al hostal
de Pirwa donde cobraron 28 soles por cada noche (fueron 2), fui por 1,50 soles
hasta la plaza de armas, recorrí museos, iglesias, almorcé por 15 soles el típico
ceviche peruano, en la noche fui a ver
el espectáculo del circuito mágico del agua, la entrada costó 4 soles y a
dormir...

Día 8.

Recorrido por la playa, almuerzo en
centro comercial de 12 soles, conocí las calles de Miraflores y a hacer maleta…

Día 9.

Taxi hasta Aeropuerto del Callao 40 soles
(recomendado por el hostal) y regreso a Cali con la alegría de haber comprobado
que Perú es mucho más de lo que lo habían mostrado, los
peruanos son un orgullo latinoamericano, son los pocos que se sienten dignos de
usar atuendos coloridos que van en contra de los estándares de moda europeos,
de emborracharse con chica en lugar de vodka y de bailar saltando para el sol
en lugar de frotarse los cuerpos en busca de algo más...




martes, 23 de septiembre de 2014

El barro y yo

Ayer me dijeron que mis uñas parecían de cocinera y aunque no se ni hacer un arroz creo que lucen muy diferente a las de cualquier persona que se dedique al tema, fue allí cuando recordé que el barro es el mejor barniz de uñas que existe...

Sucedió por allá en el dos mil ocho (2.008) cuando llevaba años sin recorrer senderos, sin oler a monte y sin saber que era estar un día completo respirando algo diferente a humo de carros y ladrillo. Ya mis vacaciones no consistían en coleccionar renacuajos en tarros de axion, o pisar  popo de oveja (o vaca) solo para tener la sensación de que las estaba viendo aun cuando era la hora de dormir y que al día siguiente atraería más mariposas.


Ese día salí a la calle sin rímel, además con el autentico olor a jabón de baño (pero no del chiquito), la indicación fue que si usaba un olor más fuerte estaría expuesta a que se me pegaran bichos, cuando pequeña nunca necesite saber eso, en el campo no había necesidad de bañarse (aunque hacerlo al aire libre era un disfrute adicional), siempre olía exactamente como quería (popo de oveja, vaca, caballo, pasto... una combinación deliciosa!).

Con mucha expectativa emprendimos cuesta arriba con destino a Pico Loro, caminé, sudé, me embarré, me mojé, pero ante todo disfruté sentirme despeinada por más de ocho horas y, aunque no hubo espacio para ver como lucía, se que mi sonrisa a partir de ese día se hizo más grande.


Ya llevo unos cuantos años amando el senderismo, tengo una necesidad constante de ver mariposas, de andar caminos y conquistar nuevas cimas, siento que la montaña no me espera con el mejor traje, perfume o peinado, solo quiere que vaya, la conozca, la disfrute y regrese con nuevos amigos para que puedan tener el mismo gozo.


Ahora se que mis uñas no crecen como antes y que cuando intentan hacerlo las corto para que no me molesten cuando tenga que agarrarme de un tronco para evitar caerme al abismo, mi cabello lacio tiene ondulaciones debido a los rollitos que hago para evitar que se enrede en las ramas, mientras que mis piernas y brazos quizás no están tan tersos como antes por las marcas, señales, cicatrices, que se han convertido en recuerdos y albergan las más lindas historias.


Mi vida desde entonces ha cambiado, ya se que puedo dormir realmente esos 10 minuticos después de que suena el despertador sin tener que pensar en el color de sombras de ojos a usar según la ropa del día, que puedo tomar mi moto y acelerar sin pensar en dañar el peinado, que si llueve no hay blower que se arruine, además puedo abrir completamente la ventana si voy en auto y disfrutarlo como lo hacen los perritos, ah y que para sentirme bien no requiero 20 kilos de maquillaje ni dos horas previas de "acomode" para salir a la calle un día cualquiera.


Bueno, bueno, tampoco es que sea tan linda (aunque pa' que pero aguanto) como para ir a un evento especial tal cual como me levanto, disfruto también encresparme las pestañas y hacerme trencitas cheveres, ya se que si uso color verde mis ojos lucen más claros, que el lápiz negro hace que resalten  (ese mismo que no me echo cuando voy a la montaña porque me dejaría los ojos como mapache si me cae agua) y que el el brillo medio café (aunque nunca me dura) ilumina mi sonrisa en las fotos.



Finalmente, cabe aclarar que admiro a quienes de verdad pueden dedicarse horas a verse bonitas yo creo que decirme a mi misma que lo soy ya hace que lo sea así los demás no piensen igual, además aplicando algo de lógica "elizina" para qué arreglarse todos los días si con uno que lo hagas, y ojalá sea cuando nadie lo espera, vas a tener miradas de asombro y uno que otro "uy vean eso!"


lunes, 1 de septiembre de 2014

Ir



Sentir que ya no hay nada que te invite a parar
a dar media vuelta o regresar

Ver como cada paso te lleva donde debes estar
aunque no quieras, aunque pienses que no puedas

Esperar la mano en tu hombro que no va a llegar
no es como antes, no lo será jamás

Decidir dar prioridad al silencio
ahogarse en palabras, callar solo callar

Dejar que lo que deba ser fluya
aceptar, decidir, continuar...

jueves, 10 de abril de 2014

Futuro allá voy


Soñando, creyendo, buscando...
Con un destino por escribir
Y una lista de propósitos por chequear.

Errando, corrigiendo, aprendiendo... 
Allá vamos sin saber lo que espera
Y un corazón ansioso por latir con nuevas emociones

Caminando, respirando, sintiendo...
Convencida de que a tu lado se puede escribir futuro
Y dar pasos que nos acerquen a él

Disfrutando, viviendo, agradeciendo...
Aun no se si sea lo correcto pero tengo la plena certeza
de que si es contigo vale la pena hacerlo!